Desobedezco…

 

Me doy permiso para

experimentar el beneficio

tranquilizador y balsámico

del silencio

respecto del ruido,

del sobreexceso

de estímulos exteriores en que

vivimos inmersos y que

sobrecargan el sistema nervioso

produciendo agotamiento

de mente y cuerpo.

Flores-Grande-Estrella_w580_h387

Desobedezco jubilosamente,

-y de forma consciente-

el aluvión de órdenes exteriores

que quieren convertirme en

un simple ser consumista

afanoso por

atrapar y poseer espejismos.

 

Me acostumbro a decir

‘no’, sonriendo por dentro

Y respondiendo

Sin agresividad reactiva.


No entro en el juego.

No.

 

ME DOY PERMISO PARA…

Joaquín Argente