El espíritu de rebeldía o contra la autoridad que limita

Romper las ataduras del apego requiere cierto espíritu de rebeldía. Implica desarrollar una actitud de oposición  frente a las coacciones y los modchain-297842_640elos autoritarios que quieren influir sobre tu conducta, reprimiéndola o ‘encauzándola’. No obstante, tal como afirmaba Fromm, no toda autoridad es negativa. Existe una autoridad racional, respetada y admirada, que considera a los demás como iguales. Y también existe una autoridad irracional que se impone a la fuerza, que no es respetada y que fomenta la desigualdad. Los que han sido víctimas de una educación basada en la autoridad irracional (autoritarismo) suelen perder iniciativa y tienden a resignarse a su suerte. Les aterra ir contra la norma establecida y obviamente cualquier cambio que afecte la tradición. El culto a la autoridad restringe el espíritu aventurero.

Vuélvete más travieso, sublévate de tanto en tanto, especialmente cuando sientas que te aprietan demasiado las normas o los ‘no debes’ sin fundamento. Ser un insurgente de la propia existencia es mezclar de manera adecuada la desobediencia y la amabilidad: ‘Lo siento, no quiero o no me apetece’. ¿Lo dices alguna vez? No me refiero a ser un rebelde sin causa, sino a ser un defensor de tu esencia, así vaya en contra de la moda o la costumbre. A veces es importante salirse de la manada y no andar con la corriente, así te vean como un bicho raro. (…)

Tienes el derecho a disentir cuando creas que valga la pena hacerlo ¡ejércelo!

 El apego no prospera tan fácil en aquellas mentes inquietas que se oponen activamente al conformismo. Para hacerle frente a la dependencia hay que apuntar a ser interiormente libre y que no nos digan cómo pensar y sentir. ¿Qué puedes hacer? Desde hoy, sin excusas, sé tu mismo y no le rindas pleitesía a nada ni nadie. La gente apegada a las normas protestará por tu actitud, no les gustará verse confrontada. No es problema tuyo. El apego te hace mirar la vida por el ojo de una cerradura en vez de abrir la puerta de par en par; todo lo empequeñece y lo distorsiona

 Nada está escrito para siempre, nada es como parece ser y todo puede cambiar, incluso el miedo y la adicción que te manejan como títere. Vuélvete insoportable para las mentes rígidas.

 

Desapegarse sin anestesia (Walter Riso)