El Miedo.- La Cueva en la que nunca entra nadie.

El miedo está siempre escondido porque es mSoñar-con-tener-miedouy asustadizo. A veces se esconde tanto que no sabes por qué tienes miedo. No hay que asustarse de tener miedo porque lo tienen hasta los más valientes. Cuando el miedo nació, ayudaba a protegerse de los posibles peligros, pero nunca iba solo: le acompañaban la sensatez y la lógica, dos primas poco divertidas y muy amigas. Un día se fue el miedo solo, sin esperarlas. En mitad del camino, el viento del norte le rozó por la espalda: se asustó tanto que se volvió inmenso como una montaña y se escondió dentro de sí mismo. Fue entonces cuando se convirtió en cueva.El miedo, cuanto más desconfía, más profundo se vuelve y menos sirve para protegerse. Es por eso que nunca hay que dejarlo solo.

Eva Manzano y Mónica Gutierrez