La Mejor Solución

descubriendo-nuevos-caminos

A veces la mejor solución es aceptar que no tienes ninguna solución en este momento. A veces, el camino es no conocer el camino. Mantenerte parado donde estás, sentir lo que estás sintiendo sin anhelar estar en otro lado ( y si es el caso, también permitir el anhelo).

Honrar las preguntas, están vivas y son sagradas. Arrodillarte ante el altar del no saber. Existir en completo asombro, hoy; y dejar que las solucines emerjan, en su propio tiempo, a su propio ritmo, cultivadas con el fertilizante de tu amorosa presencia.

A veces, la mejor solución no resuelve nada, pero te libera. Sé la solución.

(Jeff Foster)