María Montessori.- Otra forma de educar

niño pintando 2

El principio básico que María Montessori sostenía era que el niño necesitaba estímulos y libertad para aprender. El maestro tenía que dejar que el alumno expresara sus gustos, sus preferencias y algo más importante aún, había que dejar que se equivocara y volviera a intentar lo que había iniciado. Montessori insistía en que el rol del maestro dominante había que cambiarlo y dejar que el alumno tuviera un papel más activo y dinámico en el proceso de aprendizaje.

Lo que hacía era reforzar la autoestima de los chicos a través de juegos y de trabajos manuales con la idea de que, el aprendizaje debía provocar felicidad y alentar la propia creatividad y capacidad natural de los niños.

Lo más importante en su método es motivar a los niños a aprender con gusto y permitirles satisfacer la curiosidad y experimentar el placer de descubrir ideas propias en lugar de recibir los conocimientos de los demás. Permitir que el niño encuentre la solución de los problemas y que sean ellos los que vayan construyendo en base a sus experiencias concretas.

Cada niño es único y marca su propio paso o velocidad para aprender y esos tiempos hay que respetarlos acompañando el proceso desde el apoyo y el respeto total.

Hay algunas ideas básicas que María Montessori nos dejó y que facilitan la relación de los padres con sus hijos haciendo que mejoren la comunicación, la confianza y el desarrollo de ambos.

  1. Los niños aprenden de lo que les rodea.
  2. Si criticas mucho a un niño, aprenderá a juzgar
  3. Si le elogias con regularidad, aprenderá a valorar.
  4. Si se le muestra hostilidad, aprenderá a pelear.
  5. Si se es justo con el niño, él aprenderá a ser justo.
  6. Si se le ridiculiza con frecuencia,  será una persona tímida.
  7. Si el niño crece sintiéndose seguro, aprenderá a confiar en los demás.
  8. Si se le denigra con frecuencia, se desarrollará en él un malsano sentimiento de culpa
  9. Si las ideas del niño son aceptadas con regularidad, él aprenderá a sentirse bien consigo mismo.
  10. Si se es condescendiente con él, aprenderá a ser paciente
  11. Si se alienta al niño en lo que hace, ganará seguridad en sí mismo
  12. Si vive en una atmosfera amigable y se siente necesario, aprenderá a encontrar amor en el mundo.
  13. No hables mal de tu niño/a, ni cuando está cerca, ni cuando no lo está
  14. Concéntrate en el desarrollo de lo bueno que tiene de tal manera que sencillamente no quede lugar para lo malo
  15. Escúchale siempre y respóndele cuando él se acerque a tí con una pregunta o un comentario
  16. Respeta a tu hijo aunque haya cometido un error. Lo corregirá ahora o quizá un poco más adelante
  17. Muéstrate dispuesto a ayudar si tu niño busca algo, pero también estate dispuesto a pasar desapercibido si él mismo ya ha encontrado lo que buscaba
  18. Ayuda al niño a asimilar lo que antes no había podido asimilar. Haz eso llenando el mundo que lo rodea de cuidado, discreción, oportuno silencio y amor.
  19. Cuando te dirijas a tu hijo, hazlo siempre de la mejor manera.
  20. Dale lo mejor que hay en ti