Serenarse

Cuando todo parecer estar perdido, cuando todo es confusión en nuestro interior, volver a crear algo fuera de nosotros, a crear algo vivo; por ejemplo, un semillero de pinos. El tiempo va pasando lento y doloroso, la prueba es dura, pero al final van surgiendo alineadas, una a una, las plantitas. De esta manera, todo nuestro desorden interior lo hemos traspasado a esa armonía pujante y joven, ordenada, de los pequeños pinos alineados.

niño y pinos

Antonio Colinas. TRES TRATADOS DE ARMONIA